Los balleneros han ganado absolutamente todo

El activista veterano y biólogo Roger Payne jugó un papel clave al ayudar a poner fin a la masacre de las ballenas. En esta entrevista, habla sobre las amenazas que siguen sufriendo.Roger Payne se dio a conocer hace más de 40 años, cuando él y un colega descubrieron que las ballenas jorobadas cantan canciones extrañamente bellas como forma de comunicación. La grabación de sonidos de ballenas, realizada en 1970, “Canciones de la ballena jorobada”, ayudaron a impulsar el movimiento mundial contra la caza de ballenas, lo que llevó a la mayoría de los países  a deshacerse de sus flotas balleneras.

 

Payne, fundador de la organización Ocean Alliance, continúa su trabajo pionero sobre las ballenas, lo cual incluye estudios recientes que muestran cómo las ballenas en todo el mundo  tienen altos niveles de contaminantes – como el DDT – en sus cuerpos. El también continua con 40 años de estudios en más de 2.000 ballenas francas en la Argentina, a las cuales se las identifica individualmente por las marcas que llevan sobre sus cabezas.

 

En una entrevista con Christina Russo de Yale Environment 360, Payne habló sobre las actuales amenazas a las poblaciones de ballenas del mundo, incluida la actual matanza por parte de Japón y otras naciones – una práctica que describe como inhumana. Payne también descubrió el misterio de las canciones cantadas por las ballenas, cuyas misteriosas notas tienen el poder de movilizar a la gente hasta las lágrimas.

 

Yale Environment 360: ¿Usted ha estado estudiando las ballenas durante casi medio siglo?

Roger Payne: Sí. He estado estudiando las ballenas por aproximadamente 45 años.

 

E360: ¿Alguna vez encuentra gente educada, consciente que no se dan cuenta que la caza de ballenas aún continúa?

Payne: Yo diría que la mayoría de ellos no lo saben y si lo saben,  están contentos creyendo que existe una moratoria y que la caza de ballenas está bajo control. Y, por supuesto, la verdad es que la caza de ballenas está totalmente bajo el control de los balleneros – no bajo el resto del mundo. El resto del mundo no tiene la oportunidad de decidir sobre la misma, incluso hablar al respecto, establecer los límites o cualquier otra cosa. Los balleneros han ganado absolutamente todo.

 

E360: La primera vez que comenzó a estudiar ballenas en la década los 60, la principal amenaza para ellas era la caza comercial. En esa época, cerca de 33.000 ballenas eran asesinadas cada año. La moratoria de 1986 tuvo un gran impacto. Sin embargo, Noruega, Islandia y Japón – entre otros – aún cazan ballenas. ¿Cuántas ballenas son asesinadas cada año ahora?

Payne: Los números han estado subiendo en forma sostenida desde que la moratoria entró en vigencia. En ese momento el número total de ballenas cazadas era 185. Hace dos años fue de 1.004.

 

E360: Japón es la nación jefe de esta cacería…

Payne: Sí, lo controla todo. Si se les pregunta las otras naciones dirán que están interesadas principalmente en obtener carne de ballena, pero es perfectamente claro que lo que están buscando son divisas, para así poder comprar todas las cosas maravillosas que se fabrican en Japón. Noruega tiene algunas personas que comen carne de ballenas, al igual que Islandia, pero no las suficientes para comer todo lo que es cazado. Lo que realmente están tratando de hacer es exportar a Japón.

El reglamento de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) tiene dos vacios tan grandes que podría volar a través de ellos un avión. Uno de estos es:  Si no te gusta algún tipo de restricción que se ha aprobado – no sólo por la mayoría de las otras naciones en la comisión, sino por todas las naciones  en la comisión – todo lo que hay que hacer es esperar 90 días y decir “no me gusta, yo no voy a obedecer”. Y es totalmente legal no obedecer. Japón no obedeció  cuando la CBI aprobó la “cuota cero” en la moratoria. En su lugar, esperó un par de años y dijo que iba a seguir con su “investigación científica”. Y esto último es el segundo vacio en la comisión. Básicamente, esto significa que si un científico dice que necesita ballenas para realizar estudios, entonces el país del cual ese científico es ciudadano puede otorgarle permiso para matar ballenas. No tiene que esperar a que la Comisión Ballenera Internacional diga si puede o no hacerlo.

 

E360: ¿Qué tipo de libertades le permite este paraguas científico a Japón?

Payne: Están matando las mismas especies de ballenas, tomando casi los mismos datos que cuando cazaban comerciales ballenas. Están vendiendo los cuerpos de estas ballenas a los mismos mercados. Y las están cazando en las mismas áreas. Y ahora eso se llama “ciencia!” ¡Es una estafa total! No engañan a nadie. Han publicado tal vez uno o dos artículos científicos desde que  la moratoria de ballenas entró en vigencia.

 

E360: ¿Acaso la cláusula científica permite a los japoneses cazar  especies que no podrían cazar de otra manera? O cazar crías?

Payne: Sí, y eso es una distinción muy importante. Si uno dice que está haciendo cacería científica, se puede hacer lo que a uno le guste. Usted puede matar a una ballena. De cualquier especie. De cualquier área. De cualquier edad. Por cualquier medio. Y hacerlo en nombre de la “ciencia”.

 

E360: ¿Cuáles son los métodos para matar a las ballenas?

Payne: El problema principal es que en la naturaleza es imposible matar una ballena de una manera humana. La técnica habitual consiste en disparar un arpón que pesa 200 libras sobre la parte trasera de una ballena, y cinco segundos después de que llega a la ballena, la punta del mismo explota – lo cual en teoría la mata al instante. Sin embargo, en uno de los peores casos, hicieron falta cuatro horas y nueve arpones para matar a una ballena. Durante este tiempo, la ballena está tirando en contra de las púas del arpón incrustado en su carne y con una fuerza que bien podría remolcar el barco ballenero. Un método que se utiliza, sobre todo en la Antártida, es un sonar. Sin embargo, no para mirar a las ballenas bajo el agua. Sino como medio para asustarlas, porque el ruido del sonar es muy fuerte. Hicieron experimentos y eligieron una frecuencia que mantiene a las ballenas tan asustadas que pasan respirando en la superficie por mayor tiempo y con mayor frecuencia. Esto permite acercar el barco y dispararles. Normalmente se dispara en algún lugar sobre la parte posterior de la cabeza de una ballena, por lo que la explosión del arpón, de hecho, podía hacer daño. Sin embargo, con las especies de ballenas pequeñas – en especial la minke que es  la base de la industria ahora – disparando en ese lugar se daña una gran cantidad de carne por la explosión de arpón. Por lo tanto, lo que ahora hacen es disparar más hacia atrás, cerca de la cola. Y un malacate a bordo del barco ballenero que permite suspender la parte trasera de la ballena en el aire, dejando la cabeza de la ballena en el agua. Y la ballena lentamente – muy lentamente – se ahoga. Y mientras los balleneros levantan la ballena, también ponen unos electrodos en la misma y tratan de electrocutarla. Solo Dios sabe lo que la ballena sufre como resultado de todo esto.

 

E360: De 2000 a 2005, Ocean Alliance llevó a cabo un extenso estudio en el que su objetivo era conseguir niveles de referencia de los contaminantes en las ballenas. ¿Puede explicar los resultados de este estudio?

Payne: Regresamos con 955 muestras de cachalotes. Algunos de las razones por los que utilizamos los cachalotes es que, al igual que los humanos, se alimentan en la parte superior de la cadena alimentaria, así que lo que les este pasando también nos pasa a nosotros – incluso si aun no lo sabemos. Y la otra razón principal es que tienen mucha grasa, por lo que absorben algunas de las sustancias que más nos interesan – sustancias que se llaman contaminantes orgánicos persistentes. En el camino, también comenzamos a analizar metales, y algunas de las mayores sorpresas vinieron de los mismos.

Encontramos, por ejemplo, que las concentraciones de aluminio y cromo son, sorprendentemente, muy, muy altas. Nuestros datos muestran que los niveles de cromo presentes en los cachalotes son similares a los que se ve en los trabajadores que han tenido una larga exposición a cromo en su trabajo – como por ejemplo 20 años de trabajo en una fábrica en la que se usa cromo. Una de las hipótesis que surgieron de estos datos,  y que ha ganado algo de fuerza, es la posibilidad de que estos animales están obteniendo el cromo a través del aire, por medio de la respiración.

Otra sorpresa fue que las mayores concentraciones de DDT se encontraron en ballenas de las Islas Galápagos, donde no ha habido ningún uso, al menos que sepamos, de DDT en la agricultura de esta zona.

 

E360: ¿Qué significa esto?

Payne: La respuesta más obvia sería que se trata de ballenas que han llegado ahi desde otros lugares, donde habían sido expuestas. Pero hay grandes sorpresas en cosas como el DDT. Por ejemplo, hay más DDT en el aire sobre Canadá ahora, que cuando Canadá utilizaba DDT – y no lo ha utilizado desde finales de los 60. Este material se mueve alrededor, y se deposita en el océano. Lo que realmente muestran estos datos es que cualquiera haya sido el alimento del cual estas ballenas se alimentaban en estas áreas,  el alimento venia de cadenas alimentarias que estaban altamente contaminadas con DDT.

Además, estas sustancias se concentran a medida que suben en las cadenas alimentarias, porque cualquier animal en el mar se alimenta en el sexto nivel de la cadena alimentaria. Todo lo que quiere decir es que en la parte inferior de su cadena todas las plantas, y estas plantas son diatomeas unicelulares, son comidas por el zooplancton pequeño, que son animales unicelulares. Y este último es comido por otro zooplancton, como bien puede ser el krill, lo que puede ser comido a su vez por un pez pequeño. Y los peces pequeños pueden ser devorados por un pez más grande. Y luego, eventualmente la ballena podría estar comiendo este pez grande.

En este tipo de situación, la ballena obtiene alrededor de 10 veces mayor  cantidad de estas sustancias, las cuales obviamente no puede metabolizar. Así que no lo queda otra más que almacenarlas. No hay nada que pueda hacer con las mismas. Una cadena alimentaria de seis pasos con una amplificación de 10 en cada paso, eso es un millón. Por lo tanto, si uno come una libra de pez espada y el pez espada se había alimentado en el sexto nivel de la cadena alimentaria, ¿cuántas libras de algas o diatomeas hicieron falta para crear esa libra de pez espada? La respuesta es 10 elevado a la sexta – un millón de libras. Un millón de libras son 500 toneladas. 500 toneladas son 50 camiones de diez toneladas. Si cargamos los camiones con todas las diatomeas, y luego los estacionamos una tras otro ocuparíamos 18 cuadras. Ahora atemos  el hígado a un extremo de la fila de camiones y le pidamos que intente detoxificar  toda esa carga. Y eso es lo que usted hace cada vez que come una libra de cualquier pez que vive en el 6 º nivel de cualquier cadena alimentaria del océano.

Si uno hace esto por suficientes años termina con una carga muy alta de estos contaminantes en su propio cuerpo, lo cual provoca todo tipo de efectos en la salud.

 

E360: ¿Cree usted que los contaminantes en realidad podrían provocar la extinción de las especies de ballenas, o eso es demasiado dramático?

Payne: No sólo no es dramático, creo que es inevitable para muchas especies de ballenas. La razón es que muchas de estas cargas de contaminantes duran más tiempo en la ballena que lo que creemos que dura la vida de la ballena … Y, como las ballenas son mamíferos, no hay sólo una acumulación durante la vida sino también un aumento a medida que se avanza de generación en generación.  Cuando una madre amamanta a sus hijos, ella en realidad le está entregando la acumulación de toda una vida de estas  sustancias solubles en grasa a su recién nacido. Por lo que el niño no inicia la vida como un ser inmaculado. Inicia la vida, básicamente, con una concentración de contaminantes, que es aproximadamente la misma de lo que su madre poseía. Y luego pasa a través de su propia vida y se agrega a esa concentración a través de las comidas que come. Y así vuelca la carga doble en su primer niño. Y poco a poco estas sustancias se mueven de generación en generación… hasta que la carga es tal que la reproducción se ve afectada.

Pero me preocupan no sólo las ballenas, sino también las concentraciones de estas sustancias en las personas. Por ejemplo, alrededor de un billón de personas en este mundo usan la comida del mar como la principal fuente de proteínas de origen animal . Esto significa que alrededor de un billón de personas se encuentran en posición de acumular estas sustancias en su cuerpo y no ser capaz de deshacerse de las mismas. Y me preocupan el resto de las otras especies de mamíferos marinos, que también tienen dietas con alto contenido de pescado – como lo son las focas, lobos marinos y delfines.

 

E360: Quiero preguntarle acerca de su estudio en la Argentina, el cual Ocean Alliance describe como “el estudio más largo y continuo sobre cualquier gran ballena basado en individuos conocidos.”

Payne: Hemos estado estudiando las ballenas francas en la Argentina desde 1970. Se pueden diferenciar las ballenas francas a partir de las marcas blancas en la cabeza y no hay dos iguales. Ahora seguimos el destino de más de 2.000 ballenas francas. Sabemos quién es la madre de quien, quien es el hermano o hermana, quien se junta con quien, y quienes se evitan. También podemos decirle la edad de las ballenas, y qué diferencias se producen a medida que envejecen, ya que los observamos como crías y las podemos seguir a lo largo de la vida.

E360: ¿Tiene afecto especial por una especie en particular de las ballenas? O un individuo?

Payne: Oh, sí, hay un individuo que me gusta mucho. Y al cual llamamos “Y-spot”. Ella tiene un patrón en la espalda de una Y y al lado una mancha … Ella es una ballena franca de Argentina, y en algún momento la extrañe como por cinco años. Un día cuando estaba observando las ballenas desde un acantilado, vi una ballena en la distancia, y no podía distinguir quién era. Después de tal vez dos horas y media de observación, de pronto vi que se trataba de … Oh, Dios mío, era “Y-spot”. No puedo decirle cómo me sentí.  Fue como encontrar un hermano perdido hace mucho tiempo o algo así.

 

E360: ¿Hay algún momento singular que signifique un triunfo para usted como conservacionista?

Payne: Lo que más me gusta es ver la reacción que la gente tiene cuando escucha los sonidos de las ballenas. Nadie está preparado para ello. Las ballenas parecen estar comunicándose en lo yo creo es un tipo de comunicación emocional. Si yo estoy intentando que usted se sienta alegre o triste o preocupado o asustado o algo por el estilo, puede haber maneras de hacerlo – pero yo no creo poder hacerlo de cualquier manera excepto usando palabras. Pero en el caso de las ballenas, creo que están logrando los mismos tipos de cosas mucho más directamente.

Los cantos de las ballenas tienen un profundo impacto en muchas personas. Un montón de gente llora cuando las oye. Y ni siquiera pueden decir por qué han llorado, excepto las veces que dicen que es porque suenan tristes. Y muchas veces así suenan.

Fuente: The Guardian

Be Sociable, Share!
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post. Both comments and trackbacks are currently closed.